Mensaje de la Presidenta de nuestra junta directiva

Fue genial encontrar a Frans Van der Hoff, cofundador de Fairtrade, en nuestra Asamblea General de junio de 2016, quien tiene claro lo que Fairtrade ha alcanzado. “Fairtrade nos abre los ojos sobre el modo en que está organizado el mundo”, expresó. “¿Es el mejor modo? ¿Por qué algunas personas quedan excluidas, mientras otras ganan fuerza, tamaño y riquezas? Fairtrade muestra que otro mundo es posible”.

Nuestra nueva estrategia para 2016-2020 – ‘Cambiar el comercio, cambiar vidas’ – propone alcanzar esta posibilidad a través de la profundización del impacto que llega a agricultores y trabajadores. Varios estudios nos han enseñado que la certificación Fairtrade tiene un impacto directo y positivo en los ingresos, el empoderamiento, la negociación colectiva y los estándares de vida de los trabajadores. Pero todavía nos queda un largo camino para alcanzar nuestros objetivos relacionados con un comercio más justo y futuros sostenibles. Hemos sabido también que para salir de la pobreza agricultores y trabajadores necesitan aumentar significativamente sus ventas Fairtrade. El aumento de las ventas Fairtrade es el principal motor impulsor de las mejoras económicas, pues permite a las organizaciones de productores garantizar los ingresos necesarios para pagar salarios dignos a los trabajadores, así como que agricultores y mineros artesanales se ganen la vida.

Los recientes cambios en la política de la Unión Europea respecto al azúcar significaron un año de retos para los agricultores de azúcar de caña Fairtrade. Continuamos combatiendo las políticas que no tienen en cuenta la protección de agricultores y trabajadores más vulnerables. En República Dominicana, donde vivo y trabajo, hemos pasado los últimos cuatro años abogando por los derechos y el estatus legal de los trabajadores migrantes haitianos. En 2015, hemos asistido a un momento histórico – entre 60 y 80 por ciento de los trabajadores Fairtrade poseen ahora sus documentos legales, todo gracias a nuestra campaña.

Fairtrade no da la espalda a los temas más álgidos. Nuestro sistema pionero para Monitoreo y Remediación de la Inclusión Juvenil en las Comunidades (YICBMR, por sus siglas en inglés), relacionado con el trabajo infantil, se está desarrollando en 11 países, y – como compromiso personal mío – estamos renovando esfuerzos para hacer frente a la discriminación de género.

En la COP21, lanzamos el Criterio Fairtrade sobre el Clima, desarrollado en asociación con Gold Standard. Otro punto de inflexión fue el Criterio Fairtrade para Textiles, publicado en marzo de 2016; se trata del primer criterio en el sector que exige el pago de salarios dignos en un plazo de tiempo establecido.

Un comercio genuinamente más justo se traduce en la reducción de las diferencias entre el ‘norte’ y el ‘sur.’ Frans me comentó: “Hay algo muy importante que acompaña la diversidad: aprender los unos de los otros mediante el diálogo abierto entre las sociedades consumidoras y las sociedades productoras”. Con este fin, hemos completado en 2016 el traspaso de competencias relacionadas con los servicios a los productores hacia las redes de productores y estamos incrementando la presencia de Fairtrade en mercados como Taiwán y Filipinas donde hay un apetito creciente de un comercio más justo. Por otra parte, sigue aumentando el número de ciudades que ostentan la distinción de ciudad por el comercio justo. En 2016, por ejemplo, nueve pueblos en el Líbano alcanzaron este estatus.

Nuestro objetivo es lograr un comercio inclusivo que involucre a los agricultores y trabajadores de países en vías de desarrollo, para construir un futuro más sostenible para todos. Esta es la prioridad de nuestra nueva estrategia. Para 2020 queremos ver avances reales hacia un mundo muy diferente donde todos los productores puedan disfrutar de medios de subsistencia seguros y sostenibles, desarrollar su potencial y decidir sobre su futuro.

 

Marike_sig

 

 

 

 

Marike de Peña
Presidenta de la junta de Fairtrade International